Compliance: La responsabilidad penal de las personas jurídicas

2 minutos de lectura
Compartir en redes sociales

El compliance o cumplimiento normativo ha ido adquiriendo importancia en los últimos años. Lejos de lo que mucha gente piensa, afecta tanto a grandes como pequeñas empresas.

El compliance surge de la necesidad de asegurarse el cumplimiento de la normativa, muy compleja a veces y con sanciones muy altas.

La definición que hace el Comité de Basilea es: “una función independiente que identifica, asesora, alerta, monitorea y reporta los riesgos de cumplimiento en las organizaciones, es decir, el riesgo de recibir sanciones por incumplimientos legales o regulatorios, sufrir pérdidas financieras o pérdidas de reputación por fallas de cumplimiento con las leyes aplicables, las regulaciones, los códigos de conducta y los estándares de buenas prácticas.”

Por lo tanto, se puede decir que el compliance trata de establecer políticas de actuación y procedimientos para garantizar que las empresas cumplan el marco normativo, reduciendo así riesgos de incumplimientos legales que pueden ser sancionables y pueden dar una mala reputación a la empresa.

En España se instaura más tarde que en otros países (donde la figura de compliance officer ya es parte de la cultura corporativa de las empresas), pero se va abriendo camino y no hay que dejar de lado que va a ir adquiriendo una mayor importancia.

Las auditorías y despachos de abogados están aumentando su personal para ofertar este servicio a las empresas que lo demanden porque ven una oportunidad de negocio y un nuevo nicho de mercado.


“EL COMPLIANCE HA VENIDO PARA QUEDARSE”


Si el contenido le ha resultado de interés y quiere ampliarlo, le invitamos a la jornada gratuita que hemos organizado para el 14 de diciembre a las 10:00 am en ASIVALCO (Paterna). Puede inscribirse en el siguiente enlace: ‘Jornada Gratuita Compliance’

Artículos relacionados